Misíon

Ofrecer felicidad a través de las joyas

En el corazón de cada hazaña hay un sueño, el fulcro de cada impulso hacia el futuro. Mi sueño viene desde lejos, desde cuando siendo niño, veía a mi padre recibir a los habitantes del pequeño municipio del que era alcalde para dar una respuesta a sus necesidades.

Él tenía la capacidad de escuchar, entender y hacer felices a las parejas en dificultad y quería ofrecer felicidad no sólo en el pequeño pueblo sino en todo el mundo. De aquí mi vocación por sustituirlo.